Arxius | Abril, 2013

Memorias de una geisha

20 abr.

pastís geisha

¡Sí sí, geisha! 

Mi prima hace tiempo que me pide que le prepare unos cupcakes o alguno de mis postres, que siempre acabo haciendo para alguien que no es ella. Y claro, ¿qué regalo mejor para su cumple que un pastel personalizado?

Le he dado muuuuuchas vueltas… ¿Unos cupcakes? ¿Un pastis con fondant? y … ¿qué temática? ¿qué sabor? Madre, no os habéis parado nunca a pensar en la cantidad de preguntas que nos hacemos a veces y el estrés que nos ponemos nosotros mismos?! Yo sí, soy una estresada :”D

A veces la inspiración llega cuando menos te lo esperas y así ha sido. En uno de estos momentos en que te paseas por Google Images, buscando alguna cosa chula para ponerte en el perfil de Whatsapp… ¡¡bendito wapp!!

Y empecé a ver unas geishas monísimas.

… ¡A mi prima le encantan las geishas!

Pues así, como quien no quiere la cosa, ya tenía el tema. Y de ahí, todo viene rodado. Recordé una entrada de La Receta de la Felicidad que me había encantado. Sólo me quedaba elegir la geisha y el sabor del relleno…

Dibujo de la geisha

El primer paso, una vez encontrada la imagen, fue ponerme con el dibujo. Sí, a dibujar, no quería quedarme con una impresión, quería darle me toque, mi mano, con mis errores y aciertos, y de paso inspirarme, encontrarle el alma al dibujo para intentar transmitirla en la tarta.

Y, como una tiene domingos de esos en los que abres los ojos como las gallinas, ¿qué tenía yo que hacer a esas horas de la mañana? ¡Pues dibujar!

Con muchos defectos, claro, pero que me han servido para tener clarlo de cara a la próxima vez qué cosas tendré que mejorar durante el proceso para conseguir un bizcocho mucho mejor.

No tiene precio la ilusión que vi en sus ojos cuando le llevé el pastel. Son estas cosas las que me hacen sentir bien. Ese momento de decir “Ostras, mi esfuerzo y dedicación merece la pena por esta sonrisa”.

El proceso de este pastel relleno de trufa de chocolate blanco (¡qué gran descubrimiento!) y buttercream de frambuesas naturales:

Imagen del proceso inicial, dibujando con bizcocho

Y éste fue el resultado final, visto desde el objetivo de la homenajeada 🙂

Imagen del pastel geisha

Anuncis

¡Y qué ojos tan grandes tienes!

14 abr.

Caperucita original en the heartfelt

Cuando vi por primera vez esta caperucita en the heartfelt company decidí automáticamente para quién tenía que ser.

De hecho, fue una de las primeras cosas que hice con fieltro… en realidad, fue uno de mis primeros muñecos.

Una vez tuve lista mi Caperucita pensé que la niña era demasiado pequeña por ahora para jugar con ella, que la muñeca era demasiado pequeña como para ahorrarnos sustos… Así que se me ocurrió ponerla en un marco que encontré en Ikea.

¿Qué os parece la idea?

Mi caperucita

Esperando a ser querido

7 abr.

Una pequeña ha sido la motivación. Quería ofrecerle una cosa entrañable, que la emocionase. Es una niña muy dulce, un cachito de pan.

Como ocurre cuando vas a elegir un cachorro… ¡Las muñecas siempre deciden por mí! Con los tejidos en la mano es la muñeca quien me dice “Eh, creo que estaría genial con esta ropa!”. Y así ha sido.

REcordé un patrón que había encontrado en Revoluzza hacía un tiempo. Una carita dulce, como la pequeña, un cuerpo entrañable para achucharlo, … Y éste ha sido el resultado:

Un conejito para una princesa

¿Qué os parece? La pequeña está encantada con él 🙂